CINE COMO PROMESA EL. GALUPPO GUSTAVO
Gustavo Galuppo, artista, escritor e investigador tiene una extensa y premiada obra en cine, video y arte sonoro. De fina pluma e incisivas ideas, es una rareza en el campo audiovisual iberoamericano, pues su escritura se desplaza de la imagen en movimiento al texto impreso como parte de una misma reflexión sobre el mundo y los medios. Fue en 1952 cuando otro ilustre rosarino, Lucio Fontana, leía en la RAI de Milán el “Manifiesto espacial por la televisión”; de igual modo, podemos considerar El cine como promesa como otra propuesta visionaria sobre las artes visuales tecnológicas. El libro de Galuppo cuestiona los usos corporativos de los medios por parte de un sistema hegemónico de entretenimiento y banalidad. Galuppo piensa en otros mundos, marcando nexos y distancia con Hollywood, la televisión, la crítica especializada y cierta academia, que forman parte de un espectáculo planetario. Recorriendo analíticamente la historia de la imagen en movimiento y de los lenguajes que surgen de la experimentación, nace el compromiso de un sujeto divergente que propone un discurso esencial sobre sí mismo y el mundo de las artes y los medios en los que el cine sigue presentándose como deseo y promesa. (Jorge La Ferla)
CINE COMO PROMESA EL. GALUPPO GUSTAVO
$375,00
Cantidad
CINE COMO PROMESA EL. GALUPPO GUSTAVO $375,00

Conocé nuestras opciones de envío

Gustavo Galuppo, artista, escritor e investigador tiene una extensa y premiada obra en cine, video y arte sonoro. De fina pluma e incisivas ideas, es una rareza en el campo audiovisual iberoamericano, pues su escritura se desplaza de la imagen en movimiento al texto impreso como parte de una misma reflexión sobre el mundo y los medios. Fue en 1952 cuando otro ilustre rosarino, Lucio Fontana, leía en la RAI de Milán el “Manifiesto espacial por la televisión”; de igual modo, podemos considerar El cine como promesa como otra propuesta visionaria sobre las artes visuales tecnológicas. El libro de Galuppo cuestiona los usos corporativos de los medios por parte de un sistema hegemónico de entretenimiento y banalidad. Galuppo piensa en otros mundos, marcando nexos y distancia con Hollywood, la televisión, la crítica especializada y cierta academia, que forman parte de un espectáculo planetario. Recorriendo analíticamente la historia de la imagen en movimiento y de los lenguajes que surgen de la experimentación, nace el compromiso de un sujeto divergente que propone un discurso esencial sobre sí mismo y el mundo de las artes y los medios en los que el cine sigue presentándose como deseo y promesa. (Jorge La Ferla)