ENVÍOS SIN COSTOS A TODO EL PAÍS EN COMPRAS WEB SUPERIORES A $60.000

Las distintas concepciones del Derecho, desde las más académicas hasta las más cercanas a la práctica misma, se han visto unificadas por dos conceptos que parecerían básicos para cualquier sistema jurídico, pero que, sin embargo, no lo han sido hasta hace pocos años: legitimidad y justificación. Ciertamente, se decía que la aplicación de una regla preexistente elegida por un congreso representativo era suficiente para consumir las exigencias de ambos conceptos dentro de la práctica jurídica. Sin embargo, hoy en día sabemos que esto no es así; ambos vienen cargados de fuertes dosis valorativas y axiológicas, que hacen necesarios ejercicios de razonamiento mucho más profundos que el de subsumir hechos en normas. Por ello, autores como Ivana Piccardo, se han preocupado por desentrañar los mecanismos que auxilien al estudio de la legitimidad y la corrección justificativa de las decisiones judiciales. Es verdad, estudios de esta naturaleza hay muchos, empero, la particularidad y originalidad de esta obra consisten en hacerlo desde lo que las Cortes de hecho han decidido. De esta forma, la autora presenta los mecanismos jurisdiccionales para saber cómo han justificado los jueces y si en realidad sus decisiones están o no justificadas. La importancia radica en que no lo hace a partir de la idea sobre cómo las Cortes deberían de decidir o justificar sus decisiones, sino a partir de lo que las cortes han decidido ya. Mezcla entre hechos y teoría, entre idealidad y realidad, entre el seco y duro mundo de los hechos, visto por los plácidos caminos de las ideas filosóficas. Así es como Piccardo, sin lugar a dudas, pone el dedo en ese reglón olvidado por muchos filósofos de la argumentación que se han preocupado más por saber si las Cortes deciden cómo ellos quieren que decidan, en vez de estudiar la forma en que las Cortes deciden y justifican de hecho y a partir de ahí juzgar con las líneas de una teoría. Para hacer filosofía, se hace necesario, también, conocer la historia: en este caso la historia institucional.

COMO FALLAN LOS JUECES - PICCARDO IVANA

$13.800
Envío gratis superando los $60.000
Che... ¡No te lo pierdas, es el último!
COMO FALLAN LOS JUECES - PICCARDO IVANA $13.800
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Espejo Libros - Casa Central Deán Funes 163, Paseo Santa Catalina - Local 4 y 5. Atención Lun a Vier 9.30 a 19.00hs Sáb 9.30 a 13.30hs

    Gratis
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Las distintas concepciones del Derecho, desde las más académicas hasta las más cercanas a la práctica misma, se han visto unificadas por dos conceptos que parecerían básicos para cualquier sistema jurídico, pero que, sin embargo, no lo han sido hasta hace pocos años: legitimidad y justificación. Ciertamente, se decía que la aplicación de una regla preexistente elegida por un congreso representativo era suficiente para consumir las exigencias de ambos conceptos dentro de la práctica jurídica. Sin embargo, hoy en día sabemos que esto no es así; ambos vienen cargados de fuertes dosis valorativas y axiológicas, que hacen necesarios ejercicios de razonamiento mucho más profundos que el de subsumir hechos en normas. Por ello, autores como Ivana Piccardo, se han preocupado por desentrañar los mecanismos que auxilien al estudio de la legitimidad y la corrección justificativa de las decisiones judiciales. Es verdad, estudios de esta naturaleza hay muchos, empero, la particularidad y originalidad de esta obra consisten en hacerlo desde lo que las Cortes de hecho han decidido. De esta forma, la autora presenta los mecanismos jurisdiccionales para saber cómo han justificado los jueces y si en realidad sus decisiones están o no justificadas. La importancia radica en que no lo hace a partir de la idea sobre cómo las Cortes deberían de decidir o justificar sus decisiones, sino a partir de lo que las cortes han decidido ya. Mezcla entre hechos y teoría, entre idealidad y realidad, entre el seco y duro mundo de los hechos, visto por los plácidos caminos de las ideas filosóficas. Así es como Piccardo, sin lugar a dudas, pone el dedo en ese reglón olvidado por muchos filósofos de la argumentación que se han preocupado más por saber si las Cortes deciden cómo ellos quieren que decidan, en vez de estudiar la forma en que las Cortes deciden y justifican de hecho y a partir de ahí juzgar con las líneas de una teoría. Para hacer filosofía, se hace necesario, también, conocer la historia: en este caso la historia institucional.