Nostalgia es el título de una obra cuya tarea consiste en desplegar la
posibilidad de una reconciliación entre la existencia humana y la
presencia divina, a lo largo de esa íntima búsqueda que enhebra el hilo
conductor de la teología medieval y la filosofía moderna. Desde los hitos
poéticos del pensamiento occidental, cuyos cabos aseguran los extremos
que tensionan el destino de la filosofía entre la alegoría platónica de la
caverna y los discursos ditirámbicos de Zaratustra, y a través del Camino
designado por el descenso divino en medio de la noche, las
consideraciones filosóficas aquí vertidas se enderezan ante todo hacia la
esencia de la filosofía y la esencia de la religión, hasta desembocar en la
mirada dirigida hacia el abismo de aquel hombre doliente que, huérfano
entre las ruinas interiores que lo aíslan y dispuesto a enfrentar la travesía
nocturna de su duelo a la intemperie de su época, valientemente avanza
en silencio bajo el inhóspito cielo de la muerte de Dios.

 

NOSTALGIA. ZWANIK FERNANDO

$200,00
NOSTALGIA. ZWANIK FERNANDO $200,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Casa Central Deán Funes 163. Local 4, Paseo Santa Catalina, Córdoba - Horario de atención: Lunes a viernes de 9.30 a 19.30 hs Sábados de 9.30 a 13.30 hs

    Gratis
Nostalgia es el título de una obra cuya tarea consiste en desplegar la
posibilidad de una reconciliación entre la existencia humana y la
presencia divina, a lo largo de esa íntima búsqueda que enhebra el hilo
conductor de la teología medieval y la filosofía moderna. Desde los hitos
poéticos del pensamiento occidental, cuyos cabos aseguran los extremos
que tensionan el destino de la filosofía entre la alegoría platónica de la
caverna y los discursos ditirámbicos de Zaratustra, y a través del Camino
designado por el descenso divino en medio de la noche, las
consideraciones filosóficas aquí vertidas se enderezan ante todo hacia la
esencia de la filosofía y la esencia de la religión, hasta desembocar en la
mirada dirigida hacia el abismo de aquel hombre doliente que, huérfano
entre las ruinas interiores que lo aíslan y dispuesto a enfrentar la travesía
nocturna de su duelo a la intemperie de su época, valientemente avanza
en silencio bajo el inhóspito cielo de la muerte de Dios.