ESPÍRITU DEL CRISTIANISMO Y SU DESTINO EL. HEGEL GEORG W F

El espíritu del cristianismo y su destino, que pertenece a la época de Francfort, es, sin duda, el más importante de los escritos agrupados en la colección de Nohl, no sólo por la precisión del vocabulario que empieza a mostrar su destreza especulativa, sino también porque se advierte en él la presencia de valiosos elementos dialécticos que después adquirirán un brillante desarrollo en sus obras filosóficamente mucho más maduras. El designio de Hegel en estos escritos juveniles aparece claro: a través de la religión intenta enjuiciar una concepción del mundo dentro de la cual la múltiple actividad del espíritu humano se hallaba sofocada y distorsionada, sin libertad para expresarse en su plenitud. Sería interesante y provechoso, en consecuencia, puntualizar cómo en el gran filósofo, aparentemente tan austero, se expresa con fineza y hondura una dialéctica de la dimensión emocional del hombre –que en él toma el nombre de amor– en un nivel que ninguna psicología ha superado todavía.

ESPÍRITU DEL CRISTIANISMO Y SU DESTINO EL. HEGEL GEORG W F
$370,00
Cantidad
ESPÍRITU DEL CRISTIANISMO Y SU DESTINO EL. HEGEL GEORG W F $370,00

El espíritu del cristianismo y su destino, que pertenece a la época de Francfort, es, sin duda, el más importante de los escritos agrupados en la colección de Nohl, no sólo por la precisión del vocabulario que empieza a mostrar su destreza especulativa, sino también porque se advierte en él la presencia de valiosos elementos dialécticos que después adquirirán un brillante desarrollo en sus obras filosóficamente mucho más maduras. El designio de Hegel en estos escritos juveniles aparece claro: a través de la religión intenta enjuiciar una concepción del mundo dentro de la cual la múltiple actividad del espíritu humano se hallaba sofocada y distorsionada, sin libertad para expresarse en su plenitud. Sería interesante y provechoso, en consecuencia, puntualizar cómo en el gran filósofo, aparentemente tan austero, se expresa con fineza y hondura una dialéctica de la dimensión emocional del hombre –que en él toma el nombre de amor– en un nivel que ninguna psicología ha superado todavía.