IMPOSIBLE MELANCOLÍA LA. SABATO MARIO
Mi madre contaba que una vez, después de jugar con mis amiguitos del barrio, volví a casa embarrado de pies a cabeza. Que no me retó, porque me vio abstraído por algo que me preocupaba. Yo examinaba mi mano como si fuera algo digno de estudio, y al final llegué a una conclusión fatalista: "¡Qué sucia es la mano humana!". Por sus risas, y las que reiteraron los invitados a la casa cuando ella les contaba la historia, fui aprendiendo algo que siempre me costó entender: que yo no era el centro del universo. Con estos cuentos, siento que el mundo se me redujo otra vez. Que volvió a ser tan pequeño como el de mi infancia. Que mi mano es otra vez la mano humana. Y que busca amparo y compañía en otras manos, tan ínfimas como la que yo tenía y vuelvo a tener, idénticas en su candidez e inocencia.
IMPOSIBLE MELANCOLÍA LA. SABATO MARIO
$490,00
Cantidad
IMPOSIBLE MELANCOLÍA LA. SABATO MARIO $490,00
Mi madre contaba que una vez, después de jugar con mis amiguitos del barrio, volví a casa embarrado de pies a cabeza. Que no me retó, porque me vio abstraído por algo que me preocupaba. Yo examinaba mi mano como si fuera algo digno de estudio, y al final llegué a una conclusión fatalista: "¡Qué sucia es la mano humana!". Por sus risas, y las que reiteraron los invitados a la casa cuando ella les contaba la historia, fui aprendiendo algo que siempre me costó entender: que yo no era el centro del universo. Con estos cuentos, siento que el mundo se me redujo otra vez. Que volvió a ser tan pequeño como el de mi infancia. Que mi mano es otra vez la mano humana. Y que busca amparo y compañía en otras manos, tan ínfimas como la que yo tenía y vuelvo a tener, idénticas en su candidez e inocencia.