ERA DEL CAPITAL LA 1848 1875. HOBSBAWM ERIC
La era del capital es la segunda parte de ese gran panorama de la historia contemporánea de mundo que Eric Hobsbawm inició con La era de la revolución y que completó con su Historia del siglo XX. Hobsbawm recorre los años triunfales del ascenso del capitalismo industrial y de la cultura burguesa que van de 1848 a 1875, cuando, apagados los rescoldos de la revolución, se inicia un tiempo de nuevos valores y perspectivas, de transformaciones sociales, que ve la formación de grandes fortunas y la migración de masas empobrecidas, mientras una Europa sometida al ritmo de los auges y las crisis extiende sus empresas económicas y su cultura al resto del planeta. Hobsbawm lo enfoca en los acontecimientos políticos, la evolución económica y los hechos culturales en una síntesis vigorosa y original, que hizo exclamar a un crítico: «Este libro extraordinario brilla y chisporrotea en cada página. Por amor del cielo, y para vuestro propio bien, ¡léanlo!».
ERA DEL CAPITAL LA 1848 1875. HOBSBAWM ERIC
$349,00
Cantidad
ERA DEL CAPITAL LA 1848 1875. HOBSBAWM ERIC $349,00
La era del capital es la segunda parte de ese gran panorama de la historia contemporánea de mundo que Eric Hobsbawm inició con La era de la revolución y que completó con su Historia del siglo XX. Hobsbawm recorre los años triunfales del ascenso del capitalismo industrial y de la cultura burguesa que van de 1848 a 1875, cuando, apagados los rescoldos de la revolución, se inicia un tiempo de nuevos valores y perspectivas, de transformaciones sociales, que ve la formación de grandes fortunas y la migración de masas empobrecidas, mientras una Europa sometida al ritmo de los auges y las crisis extiende sus empresas económicas y su cultura al resto del planeta. Hobsbawm lo enfoca en los acontecimientos políticos, la evolución económica y los hechos culturales en una síntesis vigorosa y original, que hizo exclamar a un crítico: «Este libro extraordinario brilla y chisporrotea en cada página. Por amor del cielo, y para vuestro propio bien, ¡léanlo!».