AFECTOS EL PUDOR Y LO FEMENINO LOS. PEREZ ABELLA ALMA

El verdadero pudor no es esconder el órgano visible: es enmascarar un símbolo puro que, de todos modos, es invisible a la manera de un agujero. Por esta razón, el velo tiene una importancia particular en la sexuación femenina. La pregunta sería entonces ¿por qué enmascarar lo invisible? Porque se trata justamente, gracias a este trompe l’oeil, gracias a la función del velo, de sugerir la presencia y devolverle a esta presencia su eficacia en términos de deseo. En pocas palabras ¡se trata de causar el deseo! A la inversa, levantar el velo del pudor en nombre del voyerismo, es aniquilar esta presencia en provecho de un goce pulsional inmediato a costa del deseo. Desde tal perspectiva, en la que nada es escondido, ¿en qué deviene la noción de pudor? La respuesta posiblemente hay que buscarla en la enseñanza de Lacan que, algunos años antes, había valorizado otra forma del pudor. Les aporta a sus alumnos una novedad: el pudor original. Alma Pérez Abella ha dado todo su alcance a este sintagma nuevo. Patrick Monribot

AFECTOS EL PUDOR Y LO FEMENINO LOS. PEREZ ABELLA ALMA
$450,00
Cantidad
AFECTOS EL PUDOR Y LO FEMENINO LOS. PEREZ ABELLA ALMA $450,00

Conocé nuestras opciones de envío

El verdadero pudor no es esconder el órgano visible: es enmascarar un símbolo puro que, de todos modos, es invisible a la manera de un agujero. Por esta razón, el velo tiene una importancia particular en la sexuación femenina. La pregunta sería entonces ¿por qué enmascarar lo invisible? Porque se trata justamente, gracias a este trompe l’oeil, gracias a la función del velo, de sugerir la presencia y devolverle a esta presencia su eficacia en términos de deseo. En pocas palabras ¡se trata de causar el deseo! A la inversa, levantar el velo del pudor en nombre del voyerismo, es aniquilar esta presencia en provecho de un goce pulsional inmediato a costa del deseo. Desde tal perspectiva, en la que nada es escondido, ¿en qué deviene la noción de pudor? La respuesta posiblemente hay que buscarla en la enseñanza de Lacan que, algunos años antes, había valorizado otra forma del pudor. Les aporta a sus alumnos una novedad: el pudor original. Alma Pérez Abella ha dado todo su alcance a este sintagma nuevo. Patrick Monribot