PARADIGMA BORDERLINE AFANISIS AL ATAQUE DE PÁNICO. FRANCO YAGO

Lo borderline es considerado como aquello relativo a la fragilidad en las fronteras intrapsíquicas e intersubjetivas, algo que está más allá del cuadro del mismo nombre para devenir en una condición de la clínica presente, incluso en las neurosis. Además, es pensado como un modo posible de una subjetividad contemporánea que ve agitadas las aguas de su registro pulsional bajo el influjo de un Otro que ya no exige tanto renuncias como placer sin límites. El avance de la insignificancia –como dato central de esta sociedad tal como lo ha planteado Castoriadis– implica además, la crisis de la interdicción y la destrucción del lenguaje y del afecto. Coexisten así el malestar en la cultura con lo que el autor ha tratado en su libro anterior –Más allá del malestar en la cultura. Psicoanálisis, subjetividad y sociedad–, del cual este es su extensión clínica. Retoma, en este caso, la metodología freudiana de trabajar el anudamiento del psiquismo, la sociedad y la clínica. Deviene así lo borderline en un paradigma para la clínica psicoanalítica, como en su momento lo fueron las neurosis, a las cuales no desplaza pero complejiza. En el núcleo de lo borderline está presente lo actual –tal como en las neurosis actuales–, lo que implica la presencia de la pulsión de muerte (aquí tratada como una antipulsión) y el autoerotismo. Que impiden o dificultan lo que es el basamento del funcionamiento de la psique humana: su figurabilidad, es decir, la transformación de la pulsión en representaciones y afectos. La afánisis, el ataque de pánico, lo psicosomático, el pasaje al acto, la desinvestidura son algunas de las figuras de la clínica que obligan a la reconsideración del dispositivo clínico y de las miras del tratamiento psicoanalítico, cuyos ejes son trazados en este texto. La creación en análisis –de aquello que está dificultado y frágil en lo borderline: la figurabilidad– viene a sumarse al recuerdo, la repetición y la elaboración, complejizando la tarea del analista y obligándolo a revisar su lugar y función.

PARADIGMA BORDERLINE AFANISIS AL ATAQUE DE PÁNICO. FRANCO YAGO
$290,00
PARADIGMA BORDERLINE AFANISIS AL ATAQUE DE PÁNICO. FRANCO YAGO $290,00

Lo borderline es considerado como aquello relativo a la fragilidad en las fronteras intrapsíquicas e intersubjetivas, algo que está más allá del cuadro del mismo nombre para devenir en una condición de la clínica presente, incluso en las neurosis. Además, es pensado como un modo posible de una subjetividad contemporánea que ve agitadas las aguas de su registro pulsional bajo el influjo de un Otro que ya no exige tanto renuncias como placer sin límites. El avance de la insignificancia –como dato central de esta sociedad tal como lo ha planteado Castoriadis– implica además, la crisis de la interdicción y la destrucción del lenguaje y del afecto. Coexisten así el malestar en la cultura con lo que el autor ha tratado en su libro anterior –Más allá del malestar en la cultura. Psicoanálisis, subjetividad y sociedad–, del cual este es su extensión clínica. Retoma, en este caso, la metodología freudiana de trabajar el anudamiento del psiquismo, la sociedad y la clínica. Deviene así lo borderline en un paradigma para la clínica psicoanalítica, como en su momento lo fueron las neurosis, a las cuales no desplaza pero complejiza. En el núcleo de lo borderline está presente lo actual –tal como en las neurosis actuales–, lo que implica la presencia de la pulsión de muerte (aquí tratada como una antipulsión) y el autoerotismo. Que impiden o dificultan lo que es el basamento del funcionamiento de la psique humana: su figurabilidad, es decir, la transformación de la pulsión en representaciones y afectos. La afánisis, el ataque de pánico, lo psicosomático, el pasaje al acto, la desinvestidura son algunas de las figuras de la clínica que obligan a la reconsideración del dispositivo clínico y de las miras del tratamiento psicoanalítico, cuyos ejes son trazados en este texto. La creación en análisis –de aquello que está dificultado y frágil en lo borderline: la figurabilidad– viene a sumarse al recuerdo, la repetición y la elaboración, complejizando la tarea del analista y obligándolo a revisar su lugar y función.