PROMO SEPTIEMBRE - ENVÍOS SIN CARGO EN CIUDAD DE CÓRDOBA (para compras de más de $5000)
En nuestra época la muerte está camouflada o se la disfraza de fracaso de la tecnología médica. Pero rehusarse a vivir la muerte es, de algún modo, mutilar la vida, despojarla de su significado último. Hoy, y particularmente frente al sida, nuestra relación con el morir debe cambiar. Dentro del marco de las unidades llamadas "de cuidados paliativos", psicoterapeutas como Marie de Hennezel en Francia y Johanne de Montigny en Canadá, acometieron la tarea de ayudar a quienes van a morir, a permanecer vivos hasta el fin. Acompañar al otro en su último camino es, al principio, encontrarlo y aceptarlo tal como es. Se trata de hacer, nacer gestos, palabras, silencios, que le darán la fuerza de vivir sus últimos momentos. Con el acompañamiento de los enfermos terminales, escribe Louis-Vincent Thomas en su prefacio, "nuestro mundo acaba finalmente de redescubrir algo que había perdido: el ritual del fin de la vida". Libro a dos voces que da cuenta de experiencias tal vez difíciles pero que, a través de interrogaciones e incertidumbres, abre un espacio de serenidad donde hablan el amor y el respeto por el otro, es un aporte fundamental a un tema cuya bibliografía, hasta ahora, no abunda.

AMOR ULTIMO EL ACOMPAÑAMIENTO ENFERMOS TERMINALES - HENNEZEL MONTIGNY

$693
Che.... ¡No te lo pierdas, es el último!
AMOR ULTIMO EL ACOMPAÑAMIENTO ENFERMOS TERMINALES - HENNEZEL MONTIGNY $693
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Espejo Libros - Casa Central Deán Funes 163, Paseo Santa Catalina - Local 4 y 5. Atención Lun a Vier 9.30 a 19.00hs Sáb 9.30 a 13.30hs

    Gratis
En nuestra época la muerte está camouflada o se la disfraza de fracaso de la tecnología médica. Pero rehusarse a vivir la muerte es, de algún modo, mutilar la vida, despojarla de su significado último. Hoy, y particularmente frente al sida, nuestra relación con el morir debe cambiar. Dentro del marco de las unidades llamadas "de cuidados paliativos", psicoterapeutas como Marie de Hennezel en Francia y Johanne de Montigny en Canadá, acometieron la tarea de ayudar a quienes van a morir, a permanecer vivos hasta el fin. Acompañar al otro en su último camino es, al principio, encontrarlo y aceptarlo tal como es. Se trata de hacer, nacer gestos, palabras, silencios, que le darán la fuerza de vivir sus últimos momentos. Con el acompañamiento de los enfermos terminales, escribe Louis-Vincent Thomas en su prefacio, "nuestro mundo acaba finalmente de redescubrir algo que había perdido: el ritual del fin de la vida". Libro a dos voces que da cuenta de experiencias tal vez difíciles pero que, a través de interrogaciones e incertidumbres, abre un espacio de serenidad donde hablan el amor y el respeto por el otro, es un aporte fundamental a un tema cuya bibliografía, hasta ahora, no abunda.