ENVÍOS SIN COSTOS A TODO EL PAÍS EN COMPRAS WEB SUPERIORES A $70.000

El libro Actos de habla- que constituye una de las principales aportaciones hechas durante el siglo XX a la filosofía del lenguaje- desarrolla de manera sistemática la mayor parte de las intuiciones ofrecidas por J.L. Austin en How to do Things with Words, al mismo tiempo que intenta integrarlas críticamente dentro de la obra de filósofos tan de boga como J, Rawis o H.P. Grice. Searle considera el estudio del lenguaje como una parte integrante de una teoría más general de la acción: hablar no es para él otra cosa- y ésta pretende ser la tesis capital del libro- que participar en una forma de conducta gobernada por reglas. La unidad mínima de la comunicación lingüística es el acto de habla, puesto que hablar es siempre realizar un acto de uno u otro género. Este enfoque, que complementa al de Chomsky en la medida en que hace hincapié en la pragmática y en la función comunicativa del lenguaje, da como resultado una teoría del lenguaje con una amplitud de aplicaciones mucho mayor de los que el propio Austin presumiblemente sospechaba. La teoría de los actos de habla no ocupa solamente la atención de lingüistas y filósofos, sino también de psicólogos, juristas, sociólogos y, en general, de todos aquellos que se interesan bajo uno u otro aspecto por el estudio de las acciones humanas.

ACTOS DE HABLA ED 2009 - SEARLE JOHN

$4.000
Sin stock
ACTOS DE HABLA ED 2009 - SEARLE JOHN $4.000
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

El libro Actos de habla- que constituye una de las principales aportaciones hechas durante el siglo XX a la filosofía del lenguaje- desarrolla de manera sistemática la mayor parte de las intuiciones ofrecidas por J.L. Austin en How to do Things with Words, al mismo tiempo que intenta integrarlas críticamente dentro de la obra de filósofos tan de boga como J, Rawis o H.P. Grice. Searle considera el estudio del lenguaje como una parte integrante de una teoría más general de la acción: hablar no es para él otra cosa- y ésta pretende ser la tesis capital del libro- que participar en una forma de conducta gobernada por reglas. La unidad mínima de la comunicación lingüística es el acto de habla, puesto que hablar es siempre realizar un acto de uno u otro género. Este enfoque, que complementa al de Chomsky en la medida en que hace hincapié en la pragmática y en la función comunicativa del lenguaje, da como resultado una teoría del lenguaje con una amplitud de aplicaciones mucho mayor de los que el propio Austin presumiblemente sospechaba. La teoría de los actos de habla no ocupa solamente la atención de lingüistas y filósofos, sino también de psicólogos, juristas, sociólogos y, en general, de todos aquellos que se interesan bajo uno u otro aspecto por el estudio de las acciones humanas.