ENVÍOS SIN COSTO EN CIUDAD DE CÓRDOBA PARA COMPRAS WEB SUPERIORES A $8.000
Una historia precursora de la novela de investigacion judicial que presenta a los lectores un hecho real ocurrido en el Milan de 1630. Todo comienza con una denuncia interpuesta en un clima de histerismo provocado por una epidemia de peste, tras la que son detenidas varias personas acusadas de ser «untadores», es decir, supuestos individuos que restregaban por edificios y puertas de la ciudad un unguento destinado a extender la peste entre la poblacion. El resultado de dicha denuncia fue un extenso proceso que desemboco en la condena de los imputados a una ristra de torturas despiadadas tales como ser heridos con hierros candentes, enrodados durante horas, degollados o quemados vivos. Para que quedase constancia de esa sentencia ejemplar entre los ciudadanos, la casa del fabricante del unguento fue destruida y en ese mismo lugar fue erigida una columna, llamada infame, y una lapida como recordatorio del hecho y la justicia ejercida.

HISTORIA DE LA COLUMNA INFAME - MANZONI ALESSANDRO

$4.050
Che.... ¡No te lo pierdas, es el último!
HISTORIA DE LA COLUMNA INFAME - MANZONI ALESSANDRO $4.050
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Espejo Libros - Casa Central Deán Funes 163, Paseo Santa Catalina - Local 4 y 5. Atención Lun a Vier 9.30 a 19.00hs Sáb 9.30 a 13.30hs

    Gratis
Una historia precursora de la novela de investigacion judicial que presenta a los lectores un hecho real ocurrido en el Milan de 1630. Todo comienza con una denuncia interpuesta en un clima de histerismo provocado por una epidemia de peste, tras la que son detenidas varias personas acusadas de ser «untadores», es decir, supuestos individuos que restregaban por edificios y puertas de la ciudad un unguento destinado a extender la peste entre la poblacion. El resultado de dicha denuncia fue un extenso proceso que desemboco en la condena de los imputados a una ristra de torturas despiadadas tales como ser heridos con hierros candentes, enrodados durante horas, degollados o quemados vivos. Para que quedase constancia de esa sentencia ejemplar entre los ciudadanos, la casa del fabricante del unguento fue destruida y en ese mismo lugar fue erigida una columna, llamada infame, y una lapida como recordatorio del hecho y la justicia ejercida.