PROMO MARZO - ENVÍOS SIN CARGO EN CIUDAD DE CÓRDOBA (para compras de más de $4000)

Tras la disolución de Bolivia y del estado de derecho, las brigadas se masacran por el control del oriente. Dos hermanos huyen de los esbirros del general, un ex militar de élite conocido por practicar canibalismo. Cuando los años del colapso acaban, se configura la Nación Camba. Se impone una paz yerma, y con ella un acto de venganza que se remonta a esa “tierra de nadie” del inicio. Novela desaforada, de prosa seca y lírica, En el cuerpo una voz atestigua, desde el realismo pero también desde el delirio, la naturalización de una violencia extrema, que se da en el cuerpo y en el territorio. “Barrientos pertenece al club de autores, como Carver, como el Coetzee de Desgracia, que persiguen la narración pura y nos arrastra en sus historias”. Martín Caamaño, Los Inrockuptibles “Una escritura absorbente y demoledora”. Diego Erlan, Revista Ñ

EN EL CUERPO UNA VOZ - BARRIENTOS MAXIMILIA

$880
EN EL CUERPO UNA VOZ - BARRIENTOS MAXIMILIA $880
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Espejo Libros - Casa Central Deán Funes 163, Paseo Santa Catalina - Local 4 y 5. Atención Lun a Vier 9.30 a 19.30hs Sáb 9.30 a 13.30hs

    Gratis

Tras la disolución de Bolivia y del estado de derecho, las brigadas se masacran por el control del oriente. Dos hermanos huyen de los esbirros del general, un ex militar de élite conocido por practicar canibalismo. Cuando los años del colapso acaban, se configura la Nación Camba. Se impone una paz yerma, y con ella un acto de venganza que se remonta a esa “tierra de nadie” del inicio. Novela desaforada, de prosa seca y lírica, En el cuerpo una voz atestigua, desde el realismo pero también desde el delirio, la naturalización de una violencia extrema, que se da en el cuerpo y en el territorio. “Barrientos pertenece al club de autores, como Carver, como el Coetzee de Desgracia, que persiguen la narración pura y nos arrastra en sus historias”. Martín Caamaño, Los Inrockuptibles “Una escritura absorbente y demoledora”. Diego Erlan, Revista Ñ