Caramelos.

Cuando era chico casi nunca comía
caramelos. Comía algarrobas, mistol, tunas
y no necesitaba nada más. Todavía me
conmueve la soberbia del monte
santiagueño.

*



El hacha.

Caminando por el monte con mi hacha al
hombro, vi volver a un hachero
transpirando por los 40 grados a la
sombra, y pensé en su pobreza hasta que la
tierra hirviendo me quemó los pies
descalzos.
AZAR ES. BANYLIS ALEXIS
$220,00
Cantidad
AZAR ES. BANYLIS ALEXIS $220,00

Conocé nuestras opciones de envío

Caramelos.

Cuando era chico casi nunca comía
caramelos. Comía algarrobas, mistol, tunas
y no necesitaba nada más. Todavía me
conmueve la soberbia del monte
santiagueño.

*



El hacha.

Caminando por el monte con mi hacha al
hombro, vi volver a un hachero
transpirando por los 40 grados a la
sombra, y pensé en su pobreza hasta que la
tierra hirviendo me quemó los pies
descalzos.