UNA QUE SEPAMOS TODOS ARTE CONTEMPORÁNEO EN CÓRDOBA. BARBERO C CASIVA E
Una primera posibilidad es pensar que un día desperamos y el arte contemporáneo ya estaba ahí, obvio, indolente. Otra es que, al levantarnos y no encontrarlo, hayamos empezado a construirlo, delirando sobre lo que no se tiene y se desea; tan urgidos que al final nos quedó una torre de Babel torcida, un faro en una ciudad sin mar, un oso polar en la Antártida. O quizás nos volvimos tan contemporáneos, prácticos y profesionales, que terminamos sobreadaptados, midiendo una instalación en paquete, a escala bolsillo. Pero otra posibilidad, es la de pensar "los comienzos" del arte contemporáneo en nuestra ciudad como se piensa la cuadratura del círculo. No porque se trata de un problema imposible de descifrar (o un origen imposible de imaginar), sino porque el acercamiento a su misterio se emprende a fuerza de repeticiones sucesivas. Es decir, a fuerza de insistir en el problema y-sobre todo- en la relación entre los elementos que lo componen, una y otra vez.
UNA QUE SEPAMOS TODOS ARTE CONTEMPORÁNEO EN CÓRDOBA. BARBERO C CASIVA E
$250,00
Sin stock
UNA QUE SEPAMOS TODOS ARTE CONTEMPORÁNEO EN CÓRDOBA. BARBERO C CASIVA E $250,00
Una primera posibilidad es pensar que un día desperamos y el arte contemporáneo ya estaba ahí, obvio, indolente. Otra es que, al levantarnos y no encontrarlo, hayamos empezado a construirlo, delirando sobre lo que no se tiene y se desea; tan urgidos que al final nos quedó una torre de Babel torcida, un faro en una ciudad sin mar, un oso polar en la Antártida. O quizás nos volvimos tan contemporáneos, prácticos y profesionales, que terminamos sobreadaptados, midiendo una instalación en paquete, a escala bolsillo. Pero otra posibilidad, es la de pensar "los comienzos" del arte contemporáneo en nuestra ciudad como se piensa la cuadratura del círculo. No porque se trata de un problema imposible de descifrar (o un origen imposible de imaginar), sino porque el acercamiento a su misterio se emprende a fuerza de repeticiones sucesivas. Es decir, a fuerza de insistir en el problema y-sobre todo- en la relación entre los elementos que lo componen, una y otra vez.