CLÍNICA DEL AUTISMO INFANTIL DISPOSITIVO SOPORTE. MANZOTTI M COMP

"Esta colección de artículos nos pinta al autista como un ser digno, producto de la insondable decisión de desentenderse del trauma de lalengua, y con ello ilumina la noción misma de trauma, en la medida en que demuestra que éste sólo adquiere el estatus de causa a partir del consentimiento subjetivo. Así como Lacan decía que el loco es el hombre libre, el niño autista, lejos de ser deficitario, puede ser definido como el niño sano, pues cuenta con poderosos recursos para dejar plantado al Otro y, de ese modo, evitar que el parásito del lenguaje lo colonice. Correlativamente, el tratamiento que se le propone consiste en localizar un detalle de su singularidad significantizando su goce, para luego arruinar su exitosa (y costosa) estrategia de rechazo. El analista revela aquí, mejor que en ningún otro ámbito, su función de agente del trauma. Dicho en otras palabras, al comienzo la clínica del autismo invierte la secuencia lógica del análisis, que parte del sujeto vacío y, mediante el significante universal, lo conduce a su singularidad. Aquí más bien se parte de la singularidad para apostar, por medio del significante, a la producción del sujeto. [...] En suma, este libro es de lectura imprescindible para todos aquellos que se interesan en las apasionantes problemáticas que el autismo plantea, pero también para quienes pretenden acercarse a los enigmas que aún entraña la noción central del trauma en todas las estructuras". Del Prólogo de Gerardo Arenas

CLÍNICA DEL AUTISMO INFANTIL DISPOSITIVO SOPORTE. MANZOTTI M COMP
$370,00
Sin stock
CLÍNICA DEL AUTISMO INFANTIL DISPOSITIVO SOPORTE. MANZOTTI M COMP $370,00

"Esta colección de artículos nos pinta al autista como un ser digno, producto de la insondable decisión de desentenderse del trauma de lalengua, y con ello ilumina la noción misma de trauma, en la medida en que demuestra que éste sólo adquiere el estatus de causa a partir del consentimiento subjetivo. Así como Lacan decía que el loco es el hombre libre, el niño autista, lejos de ser deficitario, puede ser definido como el niño sano, pues cuenta con poderosos recursos para dejar plantado al Otro y, de ese modo, evitar que el parásito del lenguaje lo colonice. Correlativamente, el tratamiento que se le propone consiste en localizar un detalle de su singularidad significantizando su goce, para luego arruinar su exitosa (y costosa) estrategia de rechazo. El analista revela aquí, mejor que en ningún otro ámbito, su función de agente del trauma. Dicho en otras palabras, al comienzo la clínica del autismo invierte la secuencia lógica del análisis, que parte del sujeto vacío y, mediante el significante universal, lo conduce a su singularidad. Aquí más bien se parte de la singularidad para apostar, por medio del significante, a la producción del sujeto. [...] En suma, este libro es de lectura imprescindible para todos aquellos que se interesan en las apasionantes problemáticas que el autismo plantea, pero también para quienes pretenden acercarse a los enigmas que aún entraña la noción central del trauma en todas las estructuras". Del Prólogo de Gerardo Arenas