RUINAS DE LA MEMORIA. MUSITANO JULIA

Al preguntar por los paradójicos vínculos entre escritura y vida, Julia Musitano ingresó a ese lugar impreciso donde la literatura se vuelve experiencia del límite. De ahí que, mediante un arduo trabajo teórico, su reflexión entre en sintonía con la lectura crítica de la narrativa de Fernando Vallejo. Instalándose en la encrucijada entre literatura y vida, este libro comienza con una imagen que le hace justicia: las ruinas de la memoria constituyen la condición de posibilidad para la emergencia de una escritura que encuentra en el recuerdo su cifra productiva.
Estamos ante un penetrante estudio que avanza entre dos bandas para desplegar una estratégica mirada sobre el entretejido de autobiografía y novela, de realidad y ficción con el propósito de capturar las formas en que la vida –eso que pasa, ese puro devenir- transmuta en la incesancia de una escritura. Para tal fin, esta investigación partió de una pregunta eficaz: ¿cómo leer a Fernando Vallejo sin apelar a la tradición de la novela de la violencia colombiana ni al formulismo que necesita encontar en su obra el fin del realismo mágico y el desánimo de la derrota?
Mediante el ejercicio de una propuesta teórica siempre atenta a un perturbador complejo narrativo, aquí se apuesta a poner atención a los cruces entre escritura de vida y vida de escritor. Ejercitando un minucioso trabajo sobre los textos de Vallejo, el análisis navega por las actuales discusiones sobre lo autobiográfico para plantear nuevas preguntas y señalar el régimen ambiguo desde el cual un autor se desintegra en el débil hilo de una voz a fin de componer un extraño personaje, un muerto en vida, puro resto que asume la forma de una vida fantasmática. Este es el umbral en el que acontece el desbarrancadero narrativo de Fernando Vallejo y al cual Julia Musitano, con sagacidad crítica, denomina autoficción. Asistimos a una lectura que se potencia al identificar el juego de las máscaras que pone fin a todo intento de dar con una identidad. Si lo único que se puede mostrar es la pose, la escritura de una vida solo puede llevar a la desintegración del yo. Este es el filo crítico en el que se asienta el brillo argumental de un trabajo que conjuga -con preciso rigor- reflexión teórica y lectura crítica.
(Mónica Bernabé)

RUINAS DE LA MEMORIA. MUSITANO JULIA
$350,00
RUINAS DE LA MEMORIA. MUSITANO JULIA $350,00

Al preguntar por los paradójicos vínculos entre escritura y vida, Julia Musitano ingresó a ese lugar impreciso donde la literatura se vuelve experiencia del límite. De ahí que, mediante un arduo trabajo teórico, su reflexión entre en sintonía con la lectura crítica de la narrativa de Fernando Vallejo. Instalándose en la encrucijada entre literatura y vida, este libro comienza con una imagen que le hace justicia: las ruinas de la memoria constituyen la condición de posibilidad para la emergencia de una escritura que encuentra en el recuerdo su cifra productiva.
Estamos ante un penetrante estudio que avanza entre dos bandas para desplegar una estratégica mirada sobre el entretejido de autobiografía y novela, de realidad y ficción con el propósito de capturar las formas en que la vida –eso que pasa, ese puro devenir- transmuta en la incesancia de una escritura. Para tal fin, esta investigación partió de una pregunta eficaz: ¿cómo leer a Fernando Vallejo sin apelar a la tradición de la novela de la violencia colombiana ni al formulismo que necesita encontar en su obra el fin del realismo mágico y el desánimo de la derrota?
Mediante el ejercicio de una propuesta teórica siempre atenta a un perturbador complejo narrativo, aquí se apuesta a poner atención a los cruces entre escritura de vida y vida de escritor. Ejercitando un minucioso trabajo sobre los textos de Vallejo, el análisis navega por las actuales discusiones sobre lo autobiográfico para plantear nuevas preguntas y señalar el régimen ambiguo desde el cual un autor se desintegra en el débil hilo de una voz a fin de componer un extraño personaje, un muerto en vida, puro resto que asume la forma de una vida fantasmática. Este es el umbral en el que acontece el desbarrancadero narrativo de Fernando Vallejo y al cual Julia Musitano, con sagacidad crítica, denomina autoficción. Asistimos a una lectura que se potencia al identificar el juego de las máscaras que pone fin a todo intento de dar con una identidad. Si lo único que se puede mostrar es la pose, la escritura de una vida solo puede llevar a la desintegración del yo. Este es el filo crítico en el que se asienta el brillo argumental de un trabajo que conjuga -con preciso rigor- reflexión teórica y lectura crítica.
(Mónica Bernabé)