PROMO ENERO - ENVÍOS SIN CARGO EN CIUDAD DE CÓRDOBA (para compras de más de $4000)
Henos aquí frente a un libro que fue escrito. Un libro de Nietzsche que llegó a existir efectivamente. Que fue compuesto, encuadernado incluso, pues fue el propio Nietzsche quien cosió su primer y único ejemplar y le puso unas tapas de cuero en donde figuraba su título: Cinco prólogos para cinco libros no escritos. Un libro que, entregado al correo y convertido en regalo para Cósima Wagner (a quien estaba dedicado), finalmente llegó a ser leído por sus destinatarios — los Wagner. Un libro que no es como aquellos otros de Nietzsche que fueron soñados o proyectados pero nunca realizados, sino un volumen que sin duda llegó a tener su espacio en alguna estantería. Y, sin embargo, un libro que durante mucho tiempo nadie hubiera encontrado en el catálogo de los libros de Nietzsche de ninguna biblioteca, al menos hasta esta su primera edición en español, exactamente cien años después de su muerte. Un libro que, por no encontrar su sitio, ni siquiera lo encontró en el corpus realmente abultado de su obra que lo reduce a fragmentos dispersos aquí o allá. Un libro al que su autor, que tras la agria polémica con que se recibió El nacimiento de la tragedia ya para siempre quiso que sus libros fueran «otra cosa», le dio como destino perderse él mismo y quedar como un libro verdaderamente no escrito y, por consiguiente, no leído. Un libro finalmente no escrito compuesto por los prólogos de cinco libros no escritos. No escrito por tanto para aspirar a quedarse junto a los demás, sino para ponerse y ponernos más allá de todos sus libros y de todos los libros. Isidro Herrera

CINCO PRÓLOGOS PARA CINCO LIBROS NO ESCRITOS - NIETZSCHE FRIEDRICH

$2.198
CINCO PRÓLOGOS PARA CINCO LIBROS NO ESCRITOS - NIETZSCHE FRIEDRICH $2.198
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • El Espejo Libros - Casa Central Deán Funes 163, Pso Sta Catalina Loc 4 y 5. Atención Lun a Vier 10 a 18hs Sáb 9.30 a 13.30hs

    Gratis
Henos aquí frente a un libro que fue escrito. Un libro de Nietzsche que llegó a existir efectivamente. Que fue compuesto, encuadernado incluso, pues fue el propio Nietzsche quien cosió su primer y único ejemplar y le puso unas tapas de cuero en donde figuraba su título: Cinco prólogos para cinco libros no escritos. Un libro que, entregado al correo y convertido en regalo para Cósima Wagner (a quien estaba dedicado), finalmente llegó a ser leído por sus destinatarios — los Wagner. Un libro que no es como aquellos otros de Nietzsche que fueron soñados o proyectados pero nunca realizados, sino un volumen que sin duda llegó a tener su espacio en alguna estantería. Y, sin embargo, un libro que durante mucho tiempo nadie hubiera encontrado en el catálogo de los libros de Nietzsche de ninguna biblioteca, al menos hasta esta su primera edición en español, exactamente cien años después de su muerte. Un libro que, por no encontrar su sitio, ni siquiera lo encontró en el corpus realmente abultado de su obra que lo reduce a fragmentos dispersos aquí o allá. Un libro al que su autor, que tras la agria polémica con que se recibió El nacimiento de la tragedia ya para siempre quiso que sus libros fueran «otra cosa», le dio como destino perderse él mismo y quedar como un libro verdaderamente no escrito y, por consiguiente, no leído. Un libro finalmente no escrito compuesto por los prólogos de cinco libros no escritos. No escrito por tanto para aspirar a quedarse junto a los demás, sino para ponerse y ponernos más allá de todos sus libros y de todos los libros. Isidro Herrera