CUENTOS TABUCCHI. TABUCCHI ANTONIO
La maestría literaria de Antonio Tabucchi no se plasma solo en sus novelas, sino que también impregna su producción cuentística. Reunimos en este volumen los cinco libros de relatos del escritor italiano (aunque portugués de adopción), que permiten valorar su virtuoso dominio de la forma breve, así como la variedad de sus temáticas y sus escenarios. El lector se topará aquí con una Toscana secreta y embrujada, con las calles de Lisboa, Estambul, Varsovia y Bucarest, con un tren que hace el recorrido entre Bombay y Madrás, con un Berlín por el que deambula un ex agente secreto que espió a Bertolt Brecht y con las historias de ballenas y balleneros de las Azores que configuran Dama de Porto Pim. Y aparecen perdedores que nunca se dan por derrotados, viajeros sin rumbo, contadores de historias, personajes sacados de El gran Gatsby e incluso algún fantasma. Todos ellos protagonistas de unos cuentos cosmopolitas y filosóficos, que condensan todas las virtudes –elegancia, sutileza, capacidad evocadora, profundidad– de ese escritor portentoso que fue Antonio Tabucchi. «Un maestro en este tipo de narraciones, a veces cuasipoéticas, que requieren una gran condensación» (César Antonio Molina); «Una técnica sabia y controlada, ajena a cualquier estridencia. Un estilo grave,pausado, susurrante» (Ignacio Echevarría); «Proverbial finura de estilo y de percepción. Su maestría se expresa siempre con un punto de emoción y misterio» (Luis Mateo Díez); «No sería justo destacar unos relatos en detrimento de otros: todos son excepcionales» (Miguel García-Posada); «En estos escritos está Tabucchi en estado puro, con todas sus obsesiones» (Benjamín Prado); «Relatos construidos para ser releídos, para demorarse en las cadencias de su prosa» (J. E. Ayala-Dip, El País); «Excelentes relatos» (Michel Audétat, L’Hebdo); «Uno de los narradores italianos más originales. Sus textos son auténticas joyas de un arte de relatar entre lo maravilloso y el realismo más minucioso» (Nico Orengo, La Stampa).
CUENTOS TABUCCHI. TABUCCHI ANTONIO
$995,00
Cantidad
CUENTOS TABUCCHI. TABUCCHI ANTONIO $995,00
La maestría literaria de Antonio Tabucchi no se plasma solo en sus novelas, sino que también impregna su producción cuentística. Reunimos en este volumen los cinco libros de relatos del escritor italiano (aunque portugués de adopción), que permiten valorar su virtuoso dominio de la forma breve, así como la variedad de sus temáticas y sus escenarios. El lector se topará aquí con una Toscana secreta y embrujada, con las calles de Lisboa, Estambul, Varsovia y Bucarest, con un tren que hace el recorrido entre Bombay y Madrás, con un Berlín por el que deambula un ex agente secreto que espió a Bertolt Brecht y con las historias de ballenas y balleneros de las Azores que configuran Dama de Porto Pim. Y aparecen perdedores que nunca se dan por derrotados, viajeros sin rumbo, contadores de historias, personajes sacados de El gran Gatsby e incluso algún fantasma. Todos ellos protagonistas de unos cuentos cosmopolitas y filosóficos, que condensan todas las virtudes –elegancia, sutileza, capacidad evocadora, profundidad– de ese escritor portentoso que fue Antonio Tabucchi. «Un maestro en este tipo de narraciones, a veces cuasipoéticas, que requieren una gran condensación» (César Antonio Molina); «Una técnica sabia y controlada, ajena a cualquier estridencia. Un estilo grave,pausado, susurrante» (Ignacio Echevarría); «Proverbial finura de estilo y de percepción. Su maestría se expresa siempre con un punto de emoción y misterio» (Luis Mateo Díez); «No sería justo destacar unos relatos en detrimento de otros: todos son excepcionales» (Miguel García-Posada); «En estos escritos está Tabucchi en estado puro, con todas sus obsesiones» (Benjamín Prado); «Relatos construidos para ser releídos, para demorarse en las cadencias de su prosa» (J. E. Ayala-Dip, El País); «Excelentes relatos» (Michel Audétat, L’Hebdo); «Uno de los narradores italianos más originales. Sus textos son auténticas joyas de un arte de relatar entre lo maravilloso y el realismo más minucioso» (Nico Orengo, La Stampa).